Cómo hacer mayonesa

Si no sabes cómo hacer mayonesa es una de las cosas más sencillas que hay en la cocina. Además requiere ingredientes que prácticamente siempre tenemos en la cocina y se hace en un minuto, por tanto no hay excusa para poder hacer una mayonesa estupenda.

Muchas veces preferimos comprarla en el supermercado en vez de hacerla, supongo que porque nos da pereza, pero la verdad es que merece la pena que la hagamos nosotros porque la diferencia es considerable y es que no cuesta nada de trabajo hacerla. También puedes tener miedo a que se te corte, y no te animas a hacerla de forma casera. Ya verás que elaborar este salsa es francamente sencillo y siguiendo un par de consejos te saldrá de cine. Así que vamos a empezar por los ingredientes que vamos a necesitar:

  • Un huevo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Vinagre o limón (opcional)

Cómo hacer mayonesa

Si vamos a hacer ensaladilla reserva el líquido de los espárragos para hacer la mayonesa un poco más líquida y con un toque de sabor. En el caso de que vayas a utilizarla para otra receta puedes añadir el zumo de medio limón o un poco de vinagre, que le darán un toque más ácido.

Así que ya tenemos los ingredientes. Como has visto son ingredientes básicos que siempre tenemos en nuestra cocina. Ahora solo falta ponerse en marcha y elaborarla. Te indicamos cómo en pocos pasos:

  1. Lo primero es sacar un huevo de la nevera un poco antes de ponernos a hacer la mayonesa para que atempere. Aunque pueda parecer una  tontería es importante para que no se nos corte la mayonesa. El motivo es que al estar en la nevera el huevo está frío y cuando se vaya a mezclar con el aceite que está a temperatura ambiente le costará más y por ello es posible que se corte. Por tanto saca el huevo de la nevera antes de hacerla, no hace falta sacarlo mucho antes, con que lo saques un cuarto de hora antes ya va bien.
  2. Después lo que hacemos es poner el huevo en el vaso de la batidora, cascamos el huevo y lo echamos sin más.
  3. A continuación añadimos la sal, en principio añade una pizca porque luego puedes rectificar.
  4. Una vez que tenemos el huevo y la sal lo siguiente es poner la batidora apoyada en el fondo del vaso y preparamos el aceite. Por tanto tenemos en una mano la botella de aceite y en la otra la batidora.
  5. Encendemos la batidora y vamos añadiendo poco a poco el aceite, es importante que no muevas la mano de la batidora, solo la pones en funcionamiento y la dejas pegada al fondo del vaso.
  6. Verás que se va mezclando el huevo con el aceite hasta formar ese tono característico amarillo y que la textura ha cambiado haciéndose espesa, cuando esto suceda quiere decir que ya tenemos la mayonesa hecha, así de sencillo.
  7. Ahora llegados a este punto hay que probar,  porque puede ser que sea demasiado espesa o que le falte sal. Así que lo siguiente es rectificar el punto de sal y añadir el agua de los espárragos que hemos reservado o el zumo de medio limón y volvemos a poner en marcha la batidora. Ten en cuenta que la espesura de la salsa depende de la cantidad de aceite que se utilice.
  8. Llegados a este punto la mayonesa ya está lista para poder saborearla en el plato que queramos.

Como has visto los pasos son sencillos y realmente es que no se tarda más de 5 minutos en hacer una buena mayonesa, es posible que no te salga a la primera, pero no dejes de intentarlo porque si te sale una vez ya te saldrá bien siempre.

Las causas por las que se puede cortar la mayonesa son principalmente dos, que el huevo esté frío, esta es la principal, o bien que al batir el huevo con el aceite muevas la batidora hacia arriba y abajo, son cosas muy sencillas de solucionar y que con la costumbre se corrigen rápido.

Así que ya ves lo fácil que es hacer mayonesa. Ahora sólo queda que la hagas y disfrutes de ella en tus platos.

Cómo hacer arroz rápido y facil

Si no sabes cómo hacer arroz te mostramos que es muy sencillo y no requiere ni demasiado tiempo, ni demasiada atención. A mi me solía ocurrir que no me quedaba bien casi nunca por varios motivos, o porque se me quedaba duro, o porque era como un engrudo, o porque estaba soso, vamos un desastre total si ya además se quedaba pegado a la olla.

Al final encontré la manera de que siempre quedase bien y sin ninguna dificultad, me parecía cosa de ciencia ficción que hacer arroz fuera tan sumamente sencillo. Verás como a ti también te resulta fácil y no volverás a tener problemas a la hora de cocinarlo. Los ingredientes que necesitas son los siguientes para 4 personas:

  • 1 taza de arroz
  • 2 tazas de agua
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de aceite

arroz

Una vez tenemos los ingredientes vamos a pasar a ver cada paso para que nos quede un arroz blanco perfecto.

  1. En primer lugar has de tener una olla o una cacerola de tamaño medio
    , si es demasiado pequeña es probable que el agua se acabe saliendo.
  2. Una vez que tengas la olla añade el agua, el arroz, la pizca de sal y el aceite. La sal es solo para añadir algo de sabor pero si normalmente comes sin sal no la añadas, la labor del aceite será imprescindible para que no se nos pegue el arroz en el fondo de la olla.
  3. Ahora que todos los ingredientes están en la olla solo hay que ponerla en el fuego, debe ser a fuego fuerte durante 5 minutos, cuando hayas puesto a cocer el arroz le das un par de vueltas para que todo quede mas o menos mezclado.
  4. Cuando hayan transcurrido esos cinco minutos verás que el arroz está haciendo muchas burbujas y apenas hay agua, en este momento has de tapar la olla y bajar el fuego al mínimo. Si no lo tapas el poco agua que quede se evaporará y el arroz se va a quedar seco y duro por tanto al taparlo evitamos que esto suceda.
  5. Mantén el arroz de esta manera, tapado y con el fuego al mínimo, durante 15 minutos.
  6. Pasados los 15 minutos retíralo del fuego, quita la tapa y pruébalo, si ves que todavía queda un poco de agua y el arroz no está del todo suelto vuelve a ponerlo un par de minutos igual que antes, con el fuego al mínimo y la tapa puesta. Como no todos tenemos el mismo tipo de cocina es posible que pasen este tipo de cosas. Cuando veas que ya está el grano suelto retira la olla del fuego y apágalo ya tienes el arroz listo para comer.

Como ves es muy sencillo tener un arroz blanco listo para comer en solo 20 minutos y además sin prácticamente prestarle atención. No desesperes si no te sale a la primera porque hay factores que pueden hacer que no te salga perfecto, como por ejemplo:

– El tipo de arroz, no todos los arroces son iguales, hay arroz largo, arroces asiáticos, en este caso es posible que tengas que añadir un poco más de agua al principio porque este tipo de arroz admite más agua que el arroz convencional. En principio sigue la proporción de 2 tazas de agua por cada una de arroz y si ves que se te seca antes por el tipo de arroz haz que te sirva de experiencia para la siguiente vez.

– Si la olla es más vieja es posible que a la larga se te quede el arroz pegado al fondo, por ello es recomendable que no uses este tipo de olla.

– Se cuidadoso con los tiempos de cocción para evitar que se evapore el agua y lo dejes a fuego fuerte demasiado tiempo porque se va a quedar seco antes de tiempo y se quedará duro y sin hacer del todo.

Ya ves que siguiendo estos pocos pasos que son muy fáciles tendrás un arroz perfecto que te servirá para múltiples platos desde arroz a la cubana, a arroz tres delicias o simplemente para acompañar.